Camino de Santiago: ¿Qué llevar en la mochila?

Qué llevar en la mochila para hacer el Camino de Santiago no es una pregunta peregrina. Es la madre de todas las preguntas. Los peregrinos que hacen por primera vez la ruta jacobea deben planificar muy, muy bien su equipaje. El Camino es largo y lo primordial es utilizar el sentido común. Las prisas siempre son malas consejeras, así que tómate tu tiempo para decidir cuáles son los imprescindibles que deben acompañarte hasta llegar a la meta: Santiago de Compostela.

El camino, ligero de equipaje

Aligera el equipaje al máximo. Esa es la máxima. Todo lo que metas en la mochila te va a pesar. En general, la recomendación es optar por mochilas de unos 35-40 litros y nunca deben superar el 10% de tu peso. Por ejemplo, el macuto de una persona de 60 kg no debería pesar más de 6 kg. ¡No vayas de súper héroe! Mide tus fuerzas, ten en cuenta que a medida que pasen los días, el peso se hará cada vez más cuesta arriba.

Comencemos por la ropa. Imprescindible que sea cómoda y apropiada para cada estación del año. En la lista no puede faltar: un par de camisetas transpirables, una sudadera o polar, unas mallas o pantalones de senderismo largos, cortos o modulables. Los calcetines siempre sin costuras para prevenir ampollas. Añade también un chubasquero o impermeable para protegerse de la lluvia y una gorra o sombrero para protegerse del sol en verano y del frío en invierno.

En cuanto al calzado, optar por unas botas que ya se hayan utilizado para que sean cómodas y evitar rozaduras. Las botas de senderismo son una buena opción ya que sujetan bien el tobillo y evitan la entrada de agua.

Para los finales de etapa o para la ducha es recomendable llevar unas chanclas. Y no olvidar una toalla compacta de microfibra para secarte tras la ducha.

Los básicos del neceser

Versión mini. Escoge productos básicos de higiene en el formato más pequeño posible. La crema solar y la vaselina serán unos grandes aliados para prevenir quemaduras y rozaduras. Crea tu propio botiquín. También es aconsejable incluir pinzas para colgar la ropa tras haberla lavado.

Entre los accesorios que suman puntos en un buen macuto se encuentran: una navaja multiusos, lo más pequeña y ligera posible, una linterna y una cantimplora. Otro imprescindible es el bastón o bordón. Un buen punto de apoyo en ciertos tramos del camino y un saco de dormir para aquellos peregrinos que duerman en albergue.

La documentación, siempre a mano

Siempre contigo durante todo el camino. No te despegues de documentos como la credencial del peregrino, el DNI o pasaporte, y dinero en efectivo o en una tarjeta. Si decides llevar tu teléfono móvil no olvides llevar el cargador.

Que el peso no te detenga

Si una vez iniciado el camino descubres que el equipaje está pesando demasiado en tu experiencia, no te preocupes. Siempre estás a tiempo de contratar un servicio como el que ofrece Correos o empresas locales que se ocupan por completo de trasladar tu mochila en cada etapa. Así podrás reponer fuerzas y seguir avanzando para conseguir el objetivo.

Si tienes alguna duda, contacta con las personas expertas que encontrarás en los albergues y establecimientos a lo largo del Camino de Santiago. Han visto muchas mochilas y tienen experiencia. Sólo nos queda que desearte… ¡Buen Camino!

Please follow and like us:
Pin Share
Tags:

Deja un comentario

Facebook
Instagram
Reservar